Lo que las víctimas de negligencia médicas necesitan saber

Todos los días, miles de personas visitan a su médico o ingresan en un hospital, suponiendo que el cuidado que le brindan los profesionales de la salud cumple con ciertos estándares mínimos.

Los médicos no son infalibles ni pueden garantizar que siempre podrán salvar la vida de un paciente o curarlo plenamente. Sin embargo, se espera que empleen sus conocimientos y habilidades especiales de la forma más adecuada y sensata.

Los profesionales de la salud, deben tener presente siempre el interés del paciente y corresponder a la confianza puesta en ellos. Se espera, en consecuencia, que el médico realice un diagnóstico preciso y recomiende el mejor tratamiento para curar al paciente.

Cuando un paciente acude al médico por cualquier tipo de accidente de auto y lesión laboral, le confía su salud y vida. A cambio solo pide que el médico cumpla con su deber de cuidarlo,  protegerlo, y en ningún modo perjudicarlo.

¿Qué es la mala praxis médica?

La mala praxis médica o negligencia médica sucede cuando un proveedor de atención médica no cumple con el estándar profesional predominante y ese incumplimiento causa una lesión personal o la muerte

Las demandas por mala praxis médica incluyen los errores que cometen los hospitales, el personal del hospital y los profesionales de la salud, incluyendo a médicos y enfermeras.

 Estos errores incluyen acciones o negligencias tales como:
  1. Recetas mal preparadas o errores en recetas de medicamentos.
  2. Negligencias que provoquen lesiones en el parto y que, posiblemente, produzcan parálisis cerebral o lesiones del plexo braquial.
  3. No diagnosticar un caso de cáncer, infección u otra enfermedad que podría haber mejorado si se hubiese tratado a tiempo.
  4. Errores en la sala de emergencias que resultan en la pérdida de oportunidades de realizar un tratamiento.
  5. Diagnosticar erróneamente como un caso de cáncer o accidentes cerebro vasculares los dolores de cabeza, las migrañas u otras enfermedades menos graves.
  6. Errores en una cirugía y errores en la administración de la anestesia o del anestesista.

Sucede hasta en los mejores hospitales. Si bien la mala práctica médica es más frecuente en las áreas de obstetricia-ginecología, neurocirugía, atención de emergencia, ortopedia y otras especialidades médicas, la mala práctica médica puede ocurrir en cualquier área de la medicina.

Aunque miles de casos de mala práctica médica provocan lesiones graves en este país cada año, muchos médicos y paramédicos se niegan a admitir sus errores.

O bien, las compañías de seguro que los representan eligen enfrentarse a la víctima en vez de hacer lo necesario para ayudarla o para lograr que la familia de una víctima fatal pueda ser compensada por su pérdida.

 Normas de criterio

Para presentar una reclamación por mala praxis, deben poderse probar tres estándares de criterios:

  • Se debe demostrar que se violó la norma de atención y que tu médico cometió un error que un médico razonable no habría cometido.
  • Se debe demostrar que tu lesión es el resultado de un error de tu médico.
  • Se debe mostrar los daños sufridos por el error. Esto puede incluir desde la muerte y lesiones graves hasta salarios perdidos, cuentas médicas o agonía.

En muchos casos, probar estas condiciones de negligencia médica puede requerir un testigo experto, como un médico para tu caso.

 Estatuto de limitaciones

Además de cumplir con las condiciones para una reclamación por negligencia médica, también debes cumplir con el estatuto de limitaciones dictado por la ley estatal.

Un estatuto de limitaciones restringe la cantidad de tiempo que tienes para presentar una demanda por negligencia médica. Si se presenta una demanda después del tiempo permitido, es posible que no puedas presentar tu caso.

Si sospechas que tú o un ser querido es víctima de negligencia médica, no dudes en contactarnos para una consulta gratuita.