Lesiones personales que pueden afectar tu salud mental.

Los casos de lesiones personales suelen basarse en las lesiones físicas que sufre una persona porque una segunda persona fue negligente en una colisión de tráfico o en algún otro escenario de accidente.  Sin embargo, los accidentes graves también pueden causar lesiones psicológicas reales y significativas.

Puedes ser compensado por las lesiones mentales o traumas acumulativos, así como por las lesiones físicas que sufres en un accidente causado por la negligencia de otra persona

¿Quién puede sufrir de estas lesiones psicológicas?

Un accidente de tránsito, por ejemplo, puede ser una experiencia emocionalmente traumática para una persona, mientras que otra persona en la misma situación puede salir caminando del lugar del accidente sin ningún cambio o dificultad emocional.

Los indicios físicos de lesiones personales suelen estar objetivamente presentes y ser fácilmente observables.  Sin embargo, muchas de las víctimas que sufren lesiones físicas pueden sufrir también lesiones psicológicas menos evidentes que están directamente relacionadas con esas lesiones físicas.

Además de sentir el obvio dolor físico que proviene de una lesión y de lidiar con ello, las personas lesionadas a menudo sienten una sensación de insuficiencia y fracaso ya que no pueden hacer las cosas que solían hacer por su familia y sus seres queridos.  Se enojan consigo mismos, lo que a menudo conduce a la depresión.

 

¿Cuáles son los signos externos de una lesión psicológica?

 Las lesiones psicológicas pueden adoptar muchas formas.  Las víctimas pueden tener dificultades para mantener un trabajo, mantener las relaciones personales o manejar sus emociones.

A veces, una persona que antes era autosuficiente debe depender de otros para su cuidado personal.

Para algunas víctimas de accidentes, el trauma emocional puede no salir a la superficie durante días o incluso semanas después de un accidente grave.

Alguien que ha quedado permanentemente discapacitado puede experimentar depresión a medida que la realidad de la nueva vida se va afianzando.

Otros pueden sufrir miedo, angustia mental o incluso pesadillas vívidas.

Algunos individuos sufren físicamente de lesiones psicológicas.  Pueden experimentar dificultades para dormir, pérdida de apetito, un cambio drástico y repentino de peso y otros signos físicos de dificultades mentales.

Las lesiones psicológicas pueden dar lugar a un trastorno de estrés postraumático, a un trastorno de ansiedad y a una serie de otras afecciones psicológicas graves.

Estas lesiones pueden persistir mucho tiempo después de que la víctima se haya recuperado de las lesiones físicas sufridas en el accidente original que causaron ambos tipos de lesiones.

 

¿Qué es el PTSD?

 Las víctimas de negligencia que luchan con el trauma psicológico más severo después de un accidente grave pueden estar sufriendo de PTSD, o trastorno de estrés postraumático, por sus siglas en inglés .

A diferencia de la culpa, la ira o incluso la depresión temporal leve, el PTSD no es una respuesta “normal” a un accidente grave.  Un diagnóstico de PTSD significa que el trauma es tan poderoso que puede dañar genuinamente su capacidad de vivir y disfrutar su vida.

Las investigaciones nos dicen que está típicamente ligado sólo a los accidentes más catastróficos, los accidentes que causan lesiones que ponen en peligro la vida o que incapacitan permanentemente.

Típicamente, el trauma post-accidente se desvanece con el tiempo, pero cuando no es así, se debe buscar el tratamiento y el asesoramiento adecuado.

 

¿Puedes ser recompensado por lesiones psicológicas?

Las víctimas de negligencia tienen derecho por ley a recibir compensación tanto por las lesiones físicas como por las psicológicas.

Los daños por lesiones psicológicas pueden incluir la compensación por el tratamiento, el asesoramiento y los costos de medicamentos recetados.

Una lesión psicológica puede ser difícil de probar.  Es el tipo de lesión que, sin tratar, puede durar años.

Si te encuentras en una situación similar, contáctanos para obtener ayuda legal. Es tu salud, tu futuro y tu derecho.